Aerovías Cóndor de Colombia – Aerocóndor

Capitán Germán Olarte Flórez
Aerotransportes Casanare S.A - AEROTACA

  En diciembre de 1975 llegó el primer Boeing 707-123B con capacidad para 162 pasajeros, adquirido, al igual que los anteriores, a American Airlines.  Contaba con cuatro canales de música con selección individual y sistema de cine.  Con este nuevo avión comenzó la prestación del servicio «Clase Cóndor» con tarifas económicas.  Fue matriculado como el HK-1802 y traía un diseño diferente en el que predominaba el plateado natural del fuselaje con tres franjas horizontales —amarilla, naranja y roja— que terminaban en curva ancha descendente en la parte comprendida entre la nariz y el tren de aterrizaje delantero.

Clase Cóndor 
Folleto Clase Cóndor.
Imagen: Cortesía de Jaime Escobar.
 
HK-1802 Boeing 707, en Eldorado 
HK-1802, Boeing 707-123B, en Eldorado.
Foto: Cortesía de Jaime Escobar.
 
 
HK-1818 Boeing 707, en Eldorado 
HK-1802, Boeing 707-123B, en Eldorado.
Foto: Cortesía de Jaime Escobar.

 

  En febrero de 1976 fue adquirido el segundo Boeing 707-123BF, el HK-1818, único en el mundo por su clase de conversión a carga del que se tengan datos y que fue destinado al transporte principalmente de flores entre Colombia y Miami.
 
HK-1818, Boeing 707 - Aviacol.net El Portal de la Aviación Colombiana
HK-1818, Boeing 707-123BF, en Barranquilla.
Foto:
Cortesía del capitán Alberto Montezuma, cedida a Camilo Luengas.
  Dos de los Electras, el HK-775 y el HK-1416, fueron vendidos a Varig del Brasil y pasaron a formar parte del «puente aéreo» entre Río y São Paulo. Al mismo tiempo se le compró a Aerocosta el Electra carguero HK-1845, se convirtió a carguero el HK-774, que había sido utilizado para pasajeros, y se reservó el HK-1415 para el transporte de pasajeros; además, en noviembre del mismo año llegó el tercer Boeing 707, que fue matriculado como el HK-1942.

 HK-1415 Electra L188, en Eldorado
HK-1415, Lockheed Electra L-188, en Eldorado.
Foto: Cortesía de Jaime Escobar.
  La compañía consolidó así sus operaciones internacionales. Destacaron, entre otras, la ruta a Santo Domingo, que en su segundo año de operación obtuvo un aumento superior al 50% en el número de pasajeros transportados, y las rutas a Miami, en las cuales se obtuvieron apreciables aumentos, en especial en el mes de diciembre, cuando se introdujo el equipo Boeing 707.  Así, Aerocóndor se convertía en la segunda empresa en importancia en el país, compitiendo directamente con Avianca y Sam en las rutas nacionales, y con Avianca y Braniff, en las rutas a Miami.  Cabe anotar la importancia que tuvo el hecho de que Aerocóndor adhirió a los acuerdos de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (iata, por sus siglas en inglés) para pasar a ocupar un puesto de rigor dentro de la agremiación mundial. 
HK-1942, Boeing 707-123B, en Eldorado.
Foto: Colección de Camilo Luengas.
  Durante 1976, la compañía transportó 455.414 pasajeros, lo cual representaba un aumento del 28,6% con respecto al año anterior. En la operación internacional, obtuvo un aumento del 20,5%. En el transporte de carga hubo un aumento del 54% en la operación nacional y de un 136% en la internacional, que registraron un total de 20’677.231 kilos en todas las rutas.  Con los resultados anteriores, Aerocóndor se situó en el primer lugar entre las empresas colombianas transportadoras de carga en el ámbito internacional.
 
Publicidad revista Cromos.
Imagen: Cortesía de Camilo Luengas.
 
  La rivalidad entre Aerocóndor y Avianca alcanzó grandes proporciones. El mayor enfrentamiento entre los intereses que controlaban a Aerocóndor y los que controlaban a su rival surgió a mediados de julio de 1976, cuando se hizo pública, por primera vez, la intención de Pan American de vender los 12,2 millones de acciones que tenía en Avianca.  Al hacer al anuncio de la oferta de venta se dijo que el valor de la transacción ascendería a los 3 millones de dólares (la tasa de cambio de ese entonces era de 34,88 pesos por dólar). Los compradores serían los mayores accionistas de Aerocóndor en ese momento (el grupo Barco), los cuales aspiraban a realizar la transacción de compra de estas acciones. Tal transacción no se llevó a cabo, en buena parte a causa de una hábil campaña de prensa que la puso al descubierto y a la decisión del Gobierno de autorizar que fuera la misma Avianca la que comprara dichas acciones.
 
Publicidad de Aerocóndor
Con la llegada del Jumbo 747 de Avianca, Aerocóndor empezó una serie de campañas publicitarias que causaron polémica y reflejaban además la rivalidad que se vivía en aquel momento.
Imagen: Publicidad revista Cromos, cortesía de Camilo Luengas.
 
  Bajo la presidencia de Saúl Pertuz continuó la política de recapitalización de la compañía y la colocación de acciones en el mercado. De esa forma, el patrimonio de la aerolínea aumentó a 135 millones de pesos. El capital autorizado aumentó de nuevo y llegó a los 150 millones de pesos. La gestión comercial siguió caracterizándose por su dinamismo y audacia en el mercado, con objeto de consolidar su posición dentro de la industria nacional y la internacional.
 
  El ingreso de la empresa a la iata se hizo efectivo a principios de 1977, y si bien se advirtieron indudables ventajas, también se presentaron factores adversos que debían ser evaluados en su oportunidad.

  En ese mismo año, y viendo la posibilidad de continuar en el proceso de expansión, se contrataron los estudios de evaluación de varios tipos de aviones de cabina ancha, entre los cuales se incluían el Douglas DC-10 y el Airbus A300, los cuales serían incorporados a las rutas de gran demanda, en especial las de Miami.  En el campo internacional, la compañía pensó en aumentar su área de influencia regional, como respuesta a las políticas integracionistas del gobierno colombiano. Comenzaron los servicios a Puerto Príncipe, en Haití, como una extensión de la ruta a República Dominicana. El destino estaba ligado al flujo de turistas al Club Méditerranée, que acababa de abrir uno de sus nuevos complejos en ese país francoparlante.

 
Aerocóndor 
Publicidad El Tiempo.
Imagen: Cortesía de Jaime Escobar.

  Así mismo se recibió autorización para operar vuelos especiales a Nassau, en las Bahamas.  Se aprobó la ruta a Ciudad de Guatemala, la cual era explotada anteriormente por Sam.  De igual manera se solicitó la ruta a San José de Costa Rica, la cual fue negada por autoridad costarricense. Se obtuvieron los derechos exclusivos para operar la ruta Miami-San Andrés, con el fin de aumentar el flujo de turistas hacia nuestro territorio en el Caribe.  También se solicitó   la extensión de la ruta de Santo Domingo a Puerto Rico.

Aerocóndor 
Publicidad El Tiempo.
Imagen: Cortesía de Jaime Escobar.

  Hacia el sur del continente, se solicitó la ruta a Quito con extensión a Lima, La Paz y Montevideo.  Aerocóndor llegó a solicitar la ruta a Londres; sin embargo, la Aeronáutica Civil resolvió negar todas estas rutas por considerar que el volumen del tráfico proyectado no justificaba una operación regular.  Las relaciones aeronáuticas con la Gran Bretaña se habían establecido hacía más de treinta años y hasta entonces ninguna aerolínea colombiana había sido designada para operar dicha ruta.

  Aerocóndor estudió la posibilidad de vender los aviones Electra a la compañía estadounidense Eastern Airlines para canjearlos por dos aviones Boeing 727.  La renovación del contrato se lograría en virtud del aporte de unos veinte millones de pesos que efectuaba en ese momento Jorge Barco Vargas, su mayor accionista. Con todo, la negociación con la Eastern no progresó.

 
  Las ventas realizadas por la empresa subieron de 815 millones a 1231 millones entre 1976 y 1977, con un aumento del 51,1%, además, en diciembre de 1977 el patrimonio neto, tangible, llegaba al valor de 204,1 millones.
 
Etiquetas para maletas 
Etiquetas para maletas.
Imagen: Colección de Camilo Luengas.
 
Capitán Germán Olarte Flórez
Aerotransportes Casanare S.A - AEROTACA

2 Comentarios

  1. Gonzalo Alberto Miramón M septiembre 15, 2020 Responder
  2. Gonzalo Alberto Miramón M septiembre 15, 2020 Responder

Deja un comentario