Pérdidas de Boeing aumentan y se anticipa recorte de personal

Wingo lanza nuevas rutas a Medellín y Santa Marta desde Bogotá
Kuwait Airways recibió sus primeros Airbus A330neo

Boeing 747-8 en colores de Boeing.Boeing, el fabricante de aviones más importante de Estados Unidos, publicó hoy su reporte del tercer trimestre de 2020.

En el informe reportado, la compañía agudiza su crisis económica producto de las pérdidas acumuladas que ascienden a U$3.502 millones de dólares en los primeros nueve meses del año. 

Boeing asegura que su crisis es producto del impacto de la pandemia de COVID-19, los problemas con el Boeing 737 MAX e inconvenientes presentados con la familia de aviones Boeing 787.

La pandemia global continuó agregando presión a nuestro negocio este trimestre, y nos estamos alineando con esta nueva realidad al administrar de cerca nuestra liquidez y transformar nuestra empresa para que sea más sólida, resistente y sostenible a largo plazo“, dijo el presidente y CEO de Boeing, Dave Calhoun. “Nuestra diversa cartera, incluidos nuestros servicios gubernamentales, defensa y programas espaciales, continúa brindándonos algo de estabilidad mientras nos adaptamos y reconstruimos. Seguimos enfocados en la salud y seguridad de nuestros empleados y sus comunidades. Estoy orgulloso de la dedicación y el compromiso que nuestros equipos han demostrado mientras continúan brindando soporte a nuestros clientes en este entorno desafiante. A pesar de los vientos en contra a corto plazo, seguimos confiando en nuestro futuro a largo plazo y estamos enfocados en sostener inversiones críticas en nuestro negocio y las acciones significativas que estamos tomando para fortalecer nuestra cultura de seguridad, mejorar la transparencia y reconstruir la confianza“.

El fabricante entregó 28 aeronaves comerciales en el tercer trimestre, sumando un total de 98 unidades en lo que va corrido del año. Se destaca los avances en el proceso de recertificación de la familia 737 MAX que completa más de 3.000 horas de prueba en más de 1.400 vuelos que han contado con la supervisión de autoridades de aviación de Brasil, Canadá, Estados Unidos y la Unión Europea.

Boeing destaca que se encuentra en un proceso de adaptación a los impactos del COVID-19 con un proceso de transformación en cinco áreas clave de la compañía: infraestructura, estructura organizacional, cartera e inversión, cadena de suministro y excelencia operativa. Este proceso incluye la reducción de su fuerza laboral con reducciones voluntarias e involuntarias de trabajadores donde se dará prioridad a las personas que están próximas a su jubilación para generar el menor impacto posible en sus trabajadores. La planta de trabajadores de Boeing antes de la pandemia se calculaba en 144.000, y se prevé que sea ajustada para quedar en 130.000.

La cartera de pedidos asciende a los U$393.000 billones con más de 4.300 aviones comerciales pendientes de entrega.

Los ingresos del tercer trimestre disminuyeron a U$3.6 billones y el margen operacional también disminuyó al (38,1%) producto de un menor volumen de entregas y U$590 millones de costos de producción adicionales asociados a los problemas con el 737 MAX. La empresa destacó la certificación por parte de la FAA del motor GE9X que equipa al Boeing 777X y la decisión de trasladar el total de la producción del Boeing 787 a su planta en Charleston, Carolina del Norte.

Wingo lanza nuevas rutas a Medellín y Santa Marta desde Bogotá
Kuwait Airways recibió sus primeros Airbus A330neo

Acerca del Autor

Deja un comentario