Lufthansa realizó el vuelo más largo de su historia en A350

EASA aprueba regreso al servicio del Boeing 737 MAX
LATAM Airlines inició los vuelos a Pasto desde Bogotá

Airbus A350 de Lufthansa.El domingo 31 de enero, un Airbus A350-900 despegó en un vuelo sin escalas más largo de la historia de Lufthansa con el número de vuelo LH2574 volando 13.303 kilómetros desde Hamburgo hasta la base militar Mount Pleasant en las Islas Malvinas.

A las 9:23 p. m. despegó con 16 tripulantes y 92 pasajeros el vuelo de 15 horas y 37 minutos en nombre del Instituto Alfred Wegener, Centro Helmholtz de Investigación Polar y Marina (AWI) en Bremerhaven, con científicos y tripulaciones de barcos que viajan a la próxima expedición con el buque de investigación Polarstern. El Airbus con matrícula D-AIXP, que lleva el nombre de la ciudad alemana de Braunschweig, se unió a la flota de Lufthansa el año pasado. Es uno de los aviones de largo recorrido más sostenibles y económicos del mundo.

Como los requisitos de higiene para este vuelo fueron extremadamente altos, la tripulación de Lufthansa entró en cuarentena hace dos semanas junto con los pasajeros en un hotel en Bremerhaven. Durante este tiempo, participaron en un programa virtual de información y deportes. Completaron una competencia de 10,000 pasos, una idea de la tripulación de Lufthansa, para mantenerse en forma durante la primera semana de cuarentena. Además, hubo presentaciones de los científicos que viajaban con ellos, que pronto fueron seguidas virtualmente por varios cientos de empleados de Lufthansa.

Con un concepto de higiene estrechamente coordinado, el aeropuerto de Hamburgo garantizó el embarque sin contacto. Las áreas de la terminal que están actualmente fuera de operación se utilizarán para ayudar a garantizar que no sea posible el contacto con otros viajeros. El LH2574 es también un vuelo récord para el aeropuerto: es el vuelo sin escalas más largo jamás realizado desde la plataforma de Hamburgo.

En general, los preparativos para el vuelo especial fueron enormes. Comenzó con entrenamiento adicional para los pilotos y se extendió a cartas electrónicas especiales de vuelo y aterrizaje. El catering se cargó al avión en Frankfurt. Dos empleados estuvieron en contacto con la tripulación en Bremerhaven por video para asegurarse de que todos los elementos necesarios estuviesen a bordo. No será posible recargar más tarde. Además, los materiales de limpieza y las aspiradoras viajarán a bordo del vuelo, ya que las tripulaciones locales de tierra no pueden abordar la aeronave después de aterrizar en las Islas Malvinas. Por lo tanto, la tripulación de Lufthansa incluye técnicos y personal de tierra para la manipulación y el mantenimiento en destino.

Para que el vuelo fuera cómodo, los pasajeros viajaron en Business Class y en Sleeper’s Rows. En Sleeper’s Row, una fila de asientos en Economy Class está equipada con colchón, manta y almohadas. Para este vuelo, por ejemplo, la iluminación de la cabina se adaptó de tal manera que la diferencia horaria de cuatro horas solo provocará un desfase horario mínimo.

Después de aterrizar en las Islas Malvinas, los miembros de la expedición continuaron su viaje a la Antártida en el barco de investigación Polarstern. Debido a los requisitos legales en las Islas Malvinas, la tripulación de Lufthansa volverá a entrar en cuarentena después del aterrizaje. El vuelo de regreso partirá el 3 de febrero con el número de vuelo LH2575 con destino a Múnich. La llegada a Múnich está prevista para el jueves 4 de febrero a las 14:00 horas. A bordo de este vuelo de regreso estarán las tripulaciones del Polarstern, que habían salido de Alemania el 20 de diciembre.

EASA aprueba regreso al servicio del Boeing 737 MAX
LATAM Airlines inició los vuelos a Pasto desde Bogotá

Deja un comentario