El recibimiento de un ATR-42 nuevo: más allá del arco de agua

Colombia: saludable en aviación, pero con importantes obstáculos por superar
Aeropuerto El Dorado ya tiene nueva torre de control

Tercer ATR-42-600 de Satena

Tercer ATR-42-600 de Satena en Colombia

El tercer avión ATR-42-600 de Satena llegó ya a Colombia directamente desde la planta de ensamblaje en Toulouse, Francia. Ya hemos compartido varios temas de estas nuevas aeronaves y ahora ampliaremos sobre algunos detalles de su proceso de entrega.

El FAC1192/HK-5114 fue el primero de esta nueva familia de aviones en llegar al país. En junio de este año les contamos sobre las distintas escalas que realiza una aeronave de estas características en su viaje ferry desde la planta de ensamblaje. Es en Toulouse donde se montan todas las partes que se construyen en Nápoles, Italia; y Burdeos, Francia. ATR está compuesta en un 50% por Alenia Aeronautica y en otro porcentaje similar por Airbus Group. (Ya está en Colombia primer ATR-42-600 de Satena)

Cuando llegó el segundo avión, el FAC1192/HK-5129, los llevamos a bordo en un vuelo hacia Quibdó, resaltando las cualidades técnicas novedosas y que permiten un mejor desempeño, mayores niveles de seguridad y más comodidad para el pasajero. (A bordo de los nuevos ATR-42-600 de Satena)

Pero, ¿qué pasa antes de que una de estas aeronaves entre en operación luego de ser recibida por Satena?, es un proceso relativamente corto, pero bastante interesante que se desarrolla en la base principal de la compañía en el aeropuerto El Dorado de Bogotá.

Todo comienza en Toulouse, en el centro de entrega de Airbus. Satena envía allí una comisión de pilotos y expertos en la aeronave para recibirla formalmente por parte de ATR. Antes de los primeros vuelos de prueba, se chequea que todos los equipos estén funcionando correctamente; pero no se trata de una comprobación técnica regular: el personal de Satena se encarga de comprobar que todas las 48 sillas del avión se reclinen de manera correcta, que las mesas individuales estén ajustadas, que cada puerta de las bodegas superiores de equipaje funcione como se espera, que todas las luces y sistemas de adecuación de cabina estén a punto. Máscaras de oxígeno, puertas, baños, cortinas de ventanas, tornillos, ajustes, remaches, pintura, correas, cables y un largo etcétera de puntos se comprueban allí. Si la aerolínea no se encuentra conforme con algún ítem, no recibe la aeronave.

Los vuelos de prueba se hacen con pilotos de ATR al mando del avión, acompañados de pilotos de Satena como observadores. Son ellos quienes revisan que los parámetros de vuelo del avión se cumplen según el manual. Además, se desarrollan maniobras inusuales para llevar al avión incluso a condiciones de pérdida. Es allí donde se monitorea que el equipo que se recibe esté en óptimas condiciones aerodinámicas y sus motores operen sin fallas.

Una vez terminado esto, el avión está listo para su largo viaje transcontinental. Las varias etapas de vuelo incluyen trayectos de varias horas y algunos sobre el mar Atlántico, por lo que se tiene en consideración algunas modificaciones menores y equipos temporales para poder realizar la travesía.

A bordo de los ATR se llevan equipos de supervivencia, botes salvavidas, chalecos salvavidas adicionales, kits médicos, llantas de repuesto, equipos para que la tripulación esté en capacidad de levantar el avión y realizar un cambio de llanta en un aeropuerto donde no existan los equipos idóneos, aceite para los motores que se va revisando en cada uno de los trayectos del vuelo, y otros equipos menores para mantener la seguridad y comodidad de la tripulación, compuesta, en este caso, por dos pilotos y un técnico.

El paso por sobre el Atlántico es la etapa más delicada, por lo que los ATR son equipados con una antena adicional temporal, o kit de vuelo ferry, para realizarlo de manera segura. Estos aviones vienen equipados con equipos de comunicación VHF que funcionan sin inconvenientes en las rutas que operan regularmente en Colombia. Pero esta onda de radio no es igual de efectiva en el océano, por lo que se hace uso de un sistema HF de comunicaciones.

Debido a que los ATR-42-600 de Satena no cuentan con este equipo –en razón a que no lo necesitan-, la aerolínea alquila temporalmente al fabricante todo el andamiaje para instalar una antena de comunicaciones en la zona posterior del fuselaje. Dicha antena se ubica en la parte inferior del fuselaje y corre hacia atrás hasta encontrar otro sistema de anclaje al fuselaje. Se conecta a través de cables que corren por el piso hasta la consola central de la cabina, en donde se instala un sistema temporal en la parte derecha de la misma, cerca a la palanca de flaps y al lado del copiloto, para la utilización de todo el complejo. Conexiones adicionales temporales se llevan también a otras partes del avión para que todo funcione sin inconvenientes.

El largo viaje termina en Bogotá y comienzan los trabajos de adecuación para que la aeronave opere comercialmente. Después de las ceremonias con arco de agua y los recibimientos, comienza el trabajo. Se desabordan primero los libros de trazabilidad y tripulaciones. Estos son grandes documentos que entrega el fabricante y donde se lleva un registro de todo lo que se le ha hecho a ese avión en particular durante su proceso de construcción, vuelos de prueba y entrega. Se trata de una radiografía profunda del estado inicial del avión. Esta información se envía también de forma digital a Satena. Los libros son almacenados en los archivos de la compañía.

Se procede luego con la desinstalación de los equipos temporales, principalmente de la antena y cables del sistema de comunicación HF. Se quitan además los plásticos protectores de diversas superficies y todos los equipos son almacenados en cajas especiales que también vienen en el avión. Chalecos, kits de supervivencia, antena y otros; son embalados y regresados a Francia.

Paralelamente los servicios operacionales de Satena van equipando al avión con la carga de operación, consistente en elementos como las bolsas de mareo, tarjetas de seguridad, revistas de a bordo, jabón, toalla y papel para el baño, manuales de operación; entre otros. El sistema ARMONIA de ambientación de cabina se alimenta a través de USB con las grabaciones de las instrucciones de seguridad, música ambiental y otros elementos diseñados y terminados previamente por personal especializado de la aerolínea.

También se instalan los equipos de emergencia exigidos por la autoridad aeronáutica y necesarios en la operación diaria del ATR en Colombia, y entre los que se cuentan los kits de supervivencia para selva y un equipo con guantes, espátula y otros elementos para uso en caso de requerirse.

Los procesos de legalización ante la autoridad son desarrollados paralelamente junto a todo este proceso. Con el tercer avión, estos tiempos se reducen cada vez más debido a que cada proceso de entrega es más expedito gracias a la experiencia ganada.

Esta preparación puede tomar algunos días en las instalaciones de Satena y es vital para que cada avión se mantenga en óptimo estado antes de sus primeros vuelos comerciales. De allí en adelante se trata de mantener los niveles de seguridad y estandarización delineados por la compañía.

Este tercer avión, el FAC1194/HK-5130 tiene número de construcción 1203. El cuarto ATR-42-600 será entregado en próximos días bajo un esquema igual al que ya hemos explicado en este y otros artículos. Así, poco a poco, Satena va entregando sus ATR-72 y algunas unidades de ATR-42-500, todo dentro de su proceso de renovación de flota.

Galería de imágenes

Los invitamos a ver a través de estas imágenes los distintos elementos que hemos descrito en este artículo:

Tercer ATR-42-600 de Satena
El FAC1194/HK-5130, tercer ATR-42-600 de Satena. Bajo la parte posterior los técnicos trabajan en la desinstalación de la antena HF temporal

Tercer ATR-42-600 de Satena
La cabina aparentemente normal, guardia ciertos aspectos únicos específicos al vuelo de traslado

Tercer ATR-42-600 de Satena
Las cajas de color negro servirán para almacenar equipos temporales y enviarlos de regreso a Francia. Se ven además cajas de aceite, elementos de madera para elevar el avión y hacer cambio de llantas si se requiere, y una llanta de repuesto del tren principal

Tercer ATR-42-600 de Satena
Antena HF temporal, una vez ha sido removida del exterior del fuselaje

Tercer ATR-42-600 de Satena
Antena HF temporal, una vez ha sido removida del exterior del fuselaje

Tercer ATR-42-600 de Satena
La antena hace parte de un kit de vuelo ferry alquilado a ATR

Tercer ATR-42-600 de Satena
El cable que conecta la antena HF con los equipos en la cabina, corre a lo largo de la cabina de pasajeros y debajo de las sillas. Este cable se retira luego de recibido el avión en Bogotá

Tercer ATR-42-600 de Satena
Detrás de la cabina, en los paneles de servicio, llega la conexión de la antena HF. Las cintas rojas sostienen el sistema que será removido

Tercer ATR-42-600 de Satena
En esta caja se almacenará la antena para su regreso a ATR

Tercer ATR-42-600 de Satena
En las primeras filas se ubica el kit de supervivencia para la tripulación

Tercer ATR-42-600 de Satena
La balsa salvavidas, los chalecos salvavidas adicionales y el kit médico

Tercer ATR-42-600 de Satena
Placa de identificación del avión

Tercer ATR-42-600 de Satena
Costado derecho del copiloto donde se ven las pantallas multifunción, la pantalla de control de cámaras de seguridad internas del avión. En el pedestal central se localiza el radio HF (ya removido en esta foto)

Tercer ATR-42-600 de Satena

Tercer ATR-42-600 de Satena

Colombia: saludable en aviación, pero con importantes obstáculos por superar
Aeropuerto El Dorado ya tiene nueva torre de control

Acerca del Autor

Deja un comentario