Aerotal

Los Douglas DC-4 de Avianca
Aerovías Colombianas - ARCA

A raíz de la suspensión definitiva de las operaciones de AEROCONDOR, el Capitán Ferrucho, nuevamente vio la posibilidad de extender las operaciones y tramitar la financiación de tres aviones Boeing de mayor capacidad. En octubre de 1980 llegó al país un Boeing 720B (HK-2558X) seguido por dos Boeing 727-100 (HK-2559X y HK-2560X) en los meses de noviembre y diciembre, los cuales fueron puestos al servicio de las rutas troncales de mayor tráfico. El mantenimiento de la nueva flota fue contratada con la firma Israel Aircraft Industries IAI, para lo cual dicha firma trasladó al país un numeroso equipo técnico especializado para tal fin. La IAI también había contratado en esa época con la Fuerza Aérea Colombiana para la modernización de los aviones KFIR.

HK-2560X, Boeing 727-100 en Eldorado
HK-2560X, Boeing 727-100 en Eldorado
Foto: Jaime Escobar

A partir del 1º de abril de 1981 se lanzó la promoción de un 20% de descuento en los tiquetes aéreos bajo el nombre de “El Expreso de la Aurora” para los vuelos que iniciaban su itinerario en Bogotá entre las 6 y 8 de la mañana. Así empezó una novedosa modalidad de descuentos nunca antes ofrecidos en el mercado nacional. La Aeronáutica Civil autorizó para entonces los nuevos servicios a Santa Marta. Igualmente se lanzó un nuevo servicio con la promoción “El Expreso de la Noche” con descuento en los vuelos nocturnos en los días de baja ocupación. Esta tarifa estaba basada en la modalidad “night-coach” bastante popular en los Estados Unidos. Se presentó también a los usuarios paralelamente el esquema PET (Pasajero en Turno) basado en la modalidad “stand-by” por medio de la cual, el pasajero podría abordar cualquier vuelo presentándose en el mostrador de AEROTAL minutos antes del vuelo y adquirir un tiquete aéreo sujeto a cupo. AEROTAL fue la primera compañía en innovar con este tipo de promociones con el fin de romper los esquemas tarifarios estrictos y controlados, que venían rigiendo en el mercado nacional. Dado el éxito obtenido, los directivos de la compañía vieron la necesidad de incursionar en el mercado internacional y solicitar autorización para operar a Miami.

En mayo de 1981 Eastern Air Lines comenzó a operar en la ruta Miami-Barranquilla, hecho que fue defendido vigorosamente por AEROTAL. Al mismo tiempo el Capitán Ferrucho criticó fuertemente a AVIANCA y a Braniff International por tratar de impedir que la autoridad aeronáutica autorizara a una segunda aerolínea colombiana a volar a Miami. Según el convenio bilateral vigente entre Estados Unidos y Colombia, se tenía el derecho de asignar una segunda aerolínea colombiana a volar a Miami y AEROTAL ofrecía la infraestructura y equipos necesarios. Finalmente y haciendo referencia a la suspensión del servicio por parte de AEROCONDOR, la Aeronáutica Civil autorizó la operación temporal a Miami, inicialmente desde la isla de San Andrés y Barranquilla. Más adelante se autorizaron los vuelos desde Bogotá y Medellín de forma temporal. AEROTAL aprovechó la ocasión para lanzar cinco planes turísticos a la Florida y en especial a Disney World, bajo el nuevo lema de AEROTAL INTERNACIONAL, “La Segunda Aerolínea de Colombia”.

A Miami vía Aerotal
Planes de Excursión a Miami
Imagen: Jaime Escobar

AEROTAL también fue víctima de la piratería aérea, acto delictivo muy común en nuestra aviación comercial en los años 80. Un vuelo que cubría la ruta Santa Marta-Barranquilla-Bogotá con 70 pasajeros a bordo, el 7 de enero de 1981, fue interceptado por un pasajero armado con un taco de dinamita y una botella de gasolina. Al entrar a la cabina de mando exigía al piloto que lo llevaran a Aruba. En medio de la confusión y el pánico, el pasajero y su acompañante fueron reducidos a golpes por un Mayor del Ejército y otros pasajeros que lo desarmaron y ataron con corbatas y cinturones. El secuestrador fue puesto en manos de las autoridades cuando la aeronave, un Boeing 727 con matrícula HK-2637, al mando del Capitán Jairo García y el copiloto Jaime Pulido, aterrizó sin novedad en al aeropuerto Ernesto Cortissoz de Barranquilla.

Un segundo secuestro tuvo lugar semanas después cuando el 27 de enero, la misma aeronave cumplía un vuelo entre Bogotá y Pereira con 128 pasajeros a bordo. Un comando del grupo armado M-19 denominado “Héroes del Karina” de nueve integrantes fuertemente armados con armas cortas, granadas y dinamita, se tomaron la aeronave. El avión al mando del Capitán Carlos Peralta regresó a Bogotá ante la exigencia de los secuestradores que pedían la presencia de Carlos Lleras Restrepo miembro de la Comisión de Paz y periodistas para presentar sus demandas y entablar un diálogo. El avión permaneció cuatro horas en la pista sin que el gobierno cediera a sus exigencias. El avión fue autorizado para volar a Cali, donde los secuestradores exigían la presencia del Obispo Auxiliar, al tiempo que 43 pasajeros entre mujeres y niños eran liberados. Horas más tarde, el avión fue inmovilizado cuando pretendía su despegue hacia La Habana, y al iniciar su carrera de despegue se encontró con varios vehículos del Ejército, uno de los cuales colisionó contra uno de los planos. El Comandante de la nave no tuvo otra opción y abortó la operación de despegue. Después de una larga negociación los secuestradores aceptaron cambiar de avión y fueron llevados a Cuba en un avión privado, bajo la garantía de la iglesia católica. Fue entonces cuando la tripulación y los rehenes restantes del avión de AEROTAL fueron liberados.

Los Douglas DC-4 de Avianca
Aerovías Colombianas - ARCA

Deja un comentario