Aerovías Colombianas – ARCA

Aerotal
Limitada Nacional de Servicio Aéreo - LANSA

{jcomments on}

Logo Aerovías Colombianas - ARCA - Aviacol.net
Aerovías Colombianas Ltda – Arca

 

Reseña histórica:
 
  Fue fundada en 1956 por iniciativa del capitán Hernando el Pote Gutiérrez, que se había retirado de Avianca por desavenencias con la Presidencia. El capitán Gutiérrez quiso crear una empresa de pasajeros y llegar a competir con Avianca adquiriendo los primeros aviones, dos DC-3 para transporte de pasajeros, el HK-166 y el HK-766, pertenecientes a una empresa llamada Tacata.  La primera y única ruta regular que logró operar Arca fue Bogotá-Cúcuta por un valor de 42 pesos el pasaje. Se hizo una gran campaña publicitaria, la cual anunciaba la nueva tarifa.
 
Publicidad Arca - Aviacol.net El Portal de la Aviación Colombiana
Imagen: Publicidad El Tiempo, octubre de 1959.
Colección de Camilo Luengas.
 
    Por presiones de Avianca, Lloyd y Taxader, la Aerocivil le canceló a Arca las rutas de pasajeros en el decenio del sesenta; entonces, no tuvo más opciones que operar sólo carga desde el aeropuerto Vanguardia, de Villavicencio. Un tiempo después la base de operaciones se transladó al aeropuerto Eldorado de Bogotá.
 
DC-3 Arca - Aviacol.net El Portal de la Aviación Colombiana
HK-166, Douglas DC-3 en el aeropuerto Vanguardia, Villavicencio, noviembre de 1972.
Foto: Christian Volpati, cedida a Camilo Luengas.
 
  Durante dicho decenio Arca operó con aviones DC-3 (HK-337, HK-338, HK-339, HK-766 y HK-166). La operación de carga conectaba a Bogotá principalmente con gran parte de los Llanos Orientales. En 1969, se engrosó la flota, al adquirir un Curtiss C-46, el HK-1322.
 
C-46 Arca - Aviacol.net El Portal de la Aviación Colombiana
 HK-1322, Curtiss C-46, en el aeropuerto Eldorado de Bogotá, marzo de 1972.
Foto: Christian Volpati, cedida a Camilo Luengas.

 
  A principios de los años setenta, algunos de los DC-3 fueron vendidos a Aerosucre, Laos y Alianza Colombia, todas ellas operadoras de carga en el aeropuerto Vanguardia de Villavicencio, mientras se tramitaba ante la Aerovicil el permiso para empezar a operar la ruta de carga a Miami.
  En 1973 la Aerocivil le autorizó a Arca la operación de carga al aeropuerto Internacional de Miami desde Bogotá, esta se hacía con escala intermedia en Barranquilla en el recién adquirido Douglas DC-6B, el HK-1332. Así de esta manera, Arca entró a competir fuertemente con Avianca, Aerocosta y Aerocóndor en la ruta de carga a Miami.
DC-6 Arca - Aviacol.net El Portal de la Aviación Colombiana
HK-1332, Douglas DC-6B en el aeropuerto Eldorado de Bogotá, febrero de 1977.
Foto: Christian Volpati, cedida a Camilo Luengas.
 
  En 1975, Arca entró a la era del jet al adquirir en leasing un Boeing 707-120F, el HK-1773, con puerta ancha de carga para transportar flores y productos perecederos entre Bogotá y Miami, principalmente, ruta que le había sido aprobada por la Aerocivil. Este raro Boeing 707 pertenecía a la empresa de carga suiza Phoenix, de la cual conservó algunos emblemas durante su corta operación en Arca.
 
707 Arca - Aviacol.net El Portal de la Aviación Colombiana
HK-1773, Boeing 707-120F en el aeropuerto Internacional de Miami, agosto de 1975.
Foto: Christian Volpati, cedida a Camilo Luengas.
 
  En 1977 la compañía logró la capacidad financiera suficiente para adquirir su primer Douglas DC-8-43 matriculado como HK-1854, por medio de Alitalia, para aumentar las operaciones de carga entre Bogotá y Miami.  Éste sería el primer DC-8 operado en Colombia; además, introdujo la nueva imagen de los siguientes aviones de Arca, conservando los colores de la aerolínea italiana. Lo particular de este avión era que no tenía puerta de carga, por lo cual las operaciones de cargue y descargue tomaban mucho tiempo.
 
DC-8 Arca - Aviacol.net El Portal de la Aviación Colombiana
HK-1854, Douglas DC-8-43 en el aeropuerto Internacional de Miami, mayo de 1978.
Foto: Christian Volpati, cedida a Camilo Luengas.
 
  Después de este DC-8 llegó el siguiente DC-8-43 matriculado como HK-1855, también de Alitalia.  En ese momento, Arca se convirtió en la primera aerolínea carguera colombiana en volar con equipo DC-8 a Miami.  Además, compró un simulador para este tipo de avión, que instaló en sus oficinas en la antigua zona de carga del aeropuerto internacional de Miami. Arca se caracterizó desde ese momento, hasta sus últimos días de existencia, por tener dos Douglas DC-8 en operación simultáneamente en la flota. Se incluyeron otras ciudades colombianas en las operaciones de carga desde Miami, como Cali, Cartagena, Medellín, Barranquilla, San Andrés y Bucaramanga, cuando había demanda.

  En enero de 1981 se adquirió el primer DC-8-50F con puerta ancha de carga, matriculado como HK-2587-X, Este avión pertenecía a la aerolínea estadounidense Braniff.  Para los primeros meses de operación, la aeronave conservó el color rojo con los emblemas de Arca.  Éste fue el DC-8 que más duró en operación en la compañía, justo hasta los últimos días de existencia de Arca.
 
DC-8 Arca - Aviacol.net El Portal de la Aviación Colombiana
HK-2587-X, Douglas DC-8-50F en el aeropuerto Internacional de Miami, enero de 1981.
Foto: Christian Volpati, cedida a Camilo Luengas.

   Gracias a la adquisición de estos nuevos DC-8, con más capacidad carguera, empezó a variar la clase de carga que se traía de Miami.  Se empezó a traer automóviles, repuestos y, en algunos casos, caballos. Para principios de esa década, Arca cerró contrato temporal con Air France para traer carga de Martinica. A mediados de 1981 adquirió en leasing, por medio de FA Conner, un DC-8-30F, cuya matrícula era N53CA, que operó por unas pocas semanas. Para principios de 1982 llegó el segundo DC-8-50F con puerta ancha de carga, el HK-2667-X, operado antes por Japan Airlines, razón por la cual se le conocía entre los tripulantes de Arca como el Japonés.
 
DC-8 Arca - Aviacol.net El Portal de la Aviación Colombiana
HK-2587-X, Douglas DC-8-50F en aeropuerto Eldorado de Bogotá, noviembre de 1992.
Foto: Christian Volpati, cedida a Camilo Luengas.

  El itinerario de los vuelos de Arca con flores, para aquel entonces, estaba programado para salir de Bogotá en la madrugada para llegar a Miami muy temprano en la mañana. El avión se descargaba y estaba listo antes del medio día para regresar a Colombia. Para mediados de 1982, el DC-8 HK-2587-X sufrió un percance llegando a Cali procedente de Miami, al salirse de la pista por una falla hidráulica en el tren de nariz, factor agravado por el hecho de que la pista estaba mojada.  El aeropuerto duró cerrado tres días, mientras se descargaba el avión en el sitio donde se detuvo y se le retiraba para desbloquear la pista.  Cabe señalar que la nave no sufrió mayores daños.

  A principio de los años ochenta, la llegada de Miami al aeropuerto Enrique Olaya Herrera de Medellín era considerada en ocasiones una hazaña de los pilotos, ya que el avión venía con carga completa en la mayoría de los vuelos (o incluso sobrecargado).  Algunas veces, después de aterrizar, las llantas del avión se desinflaban en plataforma a causa  de una válvula de seguridad que se recalentaba por el frenado intensivo que se necesitaba para detener el avión. Además, para este avión sólo estaba disponible la pista 19 para aterrizar, incluso con viento de cola.

 
  Durante el decenio del ochenta, Arca inició acuerdos de operación con la aerolínea de carga de Ecuador Andes, así de esta forma le fue transferido el DC-8 HK-2667X, y se iniciaron vuelos compartidos al aeropuerto Internacional de Quito desde Miami y Colombia. Para finales de esa década se adquirió un DC-8 más, el N121GA, matriculado más tarde como HK-3746-X.
 
 

Lista de chequeo de DC-8-50F, de las aerolíneas Arca, Andes y Zuliana.
Imagen: Colección de Camilo Luengas.

   Al comenzar el último decenio, tras haberse suscrito el Acuerdo de Cielos Abiertos del Pacto Andino, especialmente con Venezuela, Arca tramitó ante la Aerocivil  la autorización para transportar pasajeros entre Cartagena y Miami con siete frecuencias semanales en aviones DC-8 para 180 pasajeros a un costo de 279 dólares, cerca de la mitad de lo que costaba un pasaje ordinario; también pidió permiso para volar con pasajeros las rutas Bogotá-Cartagena, Cartagena-Medellín y Cartagena-Cali. La petición de Arca fue respaldada por la Corporación Nacional de Turismo (cnt). Su representante, Luis Baldión, dijo en la audiencia pública en que se presentó la solicitud que la entidad apoyaba la iniciativa que tienda a hacer del turismo una industria. Decenas de colombianos en Miami unieron su voz a un llamado para romper el monopolio y rebajar las tarifas aéreas entre los Estados Unidos y Colombia. En el programa radial Colombia la Grande, transmitido por wrhc Cadena Azul, se recibieron llamadas del público para apoyar a Arca, que además envió sus firmas de apoyo al jefe de la Aerocivil de aquel momento, José Joaquín Palacio Campuzano.
  Días después de estudiar la petición, la Aeronáutica Civil le negó a Arca la aprobación de estas rutas. La decisión adoptada se basó en la recomendación del Consejo Superior Aeronáutico, que consideró inconveniente que la compañía, de operar carga, pasara a movilizar pasajeros, en particular en las rutas más importantes para el país.
 
  Tras conocer la negativa de la Aerocivil, el capitán Gutiérrez fundó la aerolínea Zuliana de Aviación en Venezuela y aprovechando el convenio bilateral dentro del marco del Pacto Andino, empezó a operar con pasajeros rutas entre distintas ciudades de Colombia y Miami vía Maracaibo con equipo DC-8 y Boeing 727 a unos precios realmente más económicos.
En 1992 se adquirió en leasing uno de los últimos DC-8-50F operado por la aerolínea, el N5842A,  el cual era completamente blanco.
 
   En junio de 1993 ocurrió uno de los hechos más insólitos en la historia de Arca. Para sorpresa de muchos, un niño polizón, Guillermo Rosales, de 13 años, fue hallado con vida en el tren de aterrizaje de un DC-8 de la compañía, en el aeropuerto internacional de Miami, a las 2 de la madrugada, en un vuelo con flores procedente de Bogotá. El hecho asombró a médicos y expertos en aviación, ya que el niño sobrevivió a las condiciones extremas de temperatura y falta de oxígeno.

  La década del noventa marcaría una crisis no sólo para Arca, sino para todas las aerolíneas cargueras colombianas, a causa de varias circunstancias que se conjugaron en contra de la industria aérea en el país. La principal fue el narcotráfico, lastre que para combatirlo se requería una gran inversión en seguridad, regulada por la faa, para poder operar en los Estados Unidos, además de la restricción de ruido, que obligaba a adoptar Stage I y hush kits, lo cual aumentaría los gastos no previstos que las aerolíneas debieron hacer en sus DC-8, además de la descertificación que sufrió el país por el escándalo del gobierno de Samper. Para mediados de 1994 uno de los DC-8, el HK-3125-X, terminó su vida útil y quedó en tierra. Se hicieron contactos para adquirir en leasing un DC-10-10(F), con número de construcción 46727, pero la transacción fue cancelada. Durante los años siguientes fue cada vez más difícil continuar las operaciones de carga; la presión de la FAA se hacía cada vez más rigurosa al tiempo que la dura competencia de las aerolíneas cargueras internacionales hacían la operación menos rentable.

  
  El 24 de enero de 1997 Arca, fue intervenida por la Aeronáutica Civil. El director de la entidad, Abel Enrique Jiménez, y el jefe de la oficina de Control y Seguridad, capitán Germán Duarte, señalaron que en desarrollo del proceso de inspección (o búsqueda de la recertificación), habían tenido que paralizar la operación que venían cumpliendo los aviones de la compañía, porque no cumplían los requisitos para volar a los Estados Unidos.

  Conviene anotar que la inmovilización de cada  DC-8 representaba para la compañía una disminución del 50% de sus ingresos y que desde comienzos de 1996 la Aerocivil fue rebajada por la FAA a categoría dos, por no ejercer una inspección adecuada sobre las aerolíneas.

 A mediados de 1997 la FAA multó a Arca con una suma de 68.000 dólares, por no cumplir con un plan de mantenimiento. Según la FAA, Arca realizó una serie de vuelos en el Douglas DC-8-55F, el N5824A, entre junio de 1992 y agosto de 1993  sin un  sistema de ventilación necesario de la puerta principal de carga  dentro de un plazo estipulado.

  Estas decisiones, la falta de apoyo del Gobierno y la descertificación fueron acontecimientos que infortunadamente marcaron el fin de la compañía, sus tres DC-8 el HK-2587X, HK-3746X y el N5824A fueron inmovilizados en el aeropuerto internacional de Miami y luego desguazados totalmente a finales de dicha década en el famoso sector del aeropuerto conocido como Corrosion Corner.


Nota del autor: agradecimientos especiales a Jaime Escobar, por su valiosa información para complementar el artículo, y a Christian Volpati por compartir su archivo fotográfico.

Video del HK-3746X, Douglas DC-8-53F de ARCA despegando del Aeropuerto Internacional de Miami (Craig Pilkington Aviation Media):




Destinos1:

Nacionales:  Barranquilla, Bogotá, Bucaramanga, Cali, Medellín, San Andrés, Villavicencio.
Internacionales: Fort-de-France, Miami, Quito.

Flota1:

Boeing 707
Curtiss C-46
Douglas DC-3
Douglas DC-6
Douglas DC-8


Códigos:

OACI: AKC
IATA: ZU


Período de Operación:

1956 – 1997


Enlaces de Interés (algunos enlaces podrían abrirse en una ventana nueva):


DC-8 Arca - Aviacol.net El Portal de la Aviación Colombiana
HK-2667-X, Douglas DC-8-50F en el Aeropuerto Eldorado de Bogotá, 1982.
Foto: Colección de Camilo Luengas.

  1 La información de destinos y flota corresponde a todos los destinos y tipos de aviones que operó la aerolínea durante su existencia (hasta donde sabemos) y no a ningún periodo en particular, a diferencia de los artículos sobre aerolíneas que están operando, cuya información corresponde a los destinos y tipos de aviones a los que vuela y opera la aerolínea, respectivamente, en la actualidad, sin tomar en cuenta destinos abandonados o aviones sacados de circulación. 

Aerotal
Limitada Nacional de Servicio Aéreo - LANSA

Deja un comentario