Taxader

West Caribbean Airways
Lloyd Aéreo Colombiano
Logo Taxader - Aviacol.netTaxader -Taxi Aéreo de Santander Limitada- | Líneas Aéreas Taxader "LAT"

Reseña Histórica:

 La empresa fue concebida  originalmente por el  empresario Gonzalo Galvis y el Mayor retirado de la Fuerza Aérea Colombiana, Alberto Parada. Se denominó Taxi Aéreo de Santander Limitada TAXADER, con base en la ciudad de Bucaramanga, capital  del departamento de Santander.  Fue en 1.948 cuando la empresa se constituyó como el primer taxi aéreo de la región, donde las montañas y los ríos hacen que la bellísima geografía se convierta en un obstáculo para las comunicaciones terrestres entre las diferentes ciudades y poblaciones. Mediante escritura número 729 suscrita ante el Notario Segundo Principal de la ciudad con fecha 9 de marzo de 1.948 nació la sociedad con un capital social de diez y seis mil pesos.

Mientras el socio Gonzalo Galvis aportaba el capital a la sociedad y se hacía cargo de la administración, el socio Alberto Parada aportaba “toda su industria técnica personal directa” como piloto de aeroplanos, haciéndose responsable de su conservación y mantenimiento. De igual manera se hacía responsable de obtener los permisos y licencias de operación oficiales y particulares. Un mes después, mediante Resolución No. 50 del 5 de abril de 1.948, la Aeronáutica Civil le autorizaba a la nueva sociedad la iniciación de sus operaciones. 

Para comenzar,  se adquirió un pequeño aeroplano Stinson 165 “Station Wagon” para el transporte de  tres pasajeros, encomiendas y correo. La pequeña aeronave contaba con un motor de ciento sesenta y cinco caballos de fuerza, y fue destinada a un servicio público de transporte aéreo no regular y de turismo a varias poblaciones del departamento, como Gamarra, San Gil, Zapatoca  y Barbosa desde su base en el Aeropuerto Gómez Niño de la  capital departamental.  El primer aeroplano adquirido portaba  la matrícula colombiana C-28 y fue bautizado con el nombre “Bolívar”. La operación inicial tuvo gran acogida ante el público en general como alternativa de transporte rápido y seguro. Muy pronto hubo necesidad de ampliar y modernizar la flota, para lo cual se adquirieron un segundo Stinson y aviones Cessna 180, más modernos y más confiables.  Una de ellas fue bautizada apropiadamente con el nombre de “Zapatoca”, siendo este uno de los destinos principales. 

Un informe publicado por la Aeronáutica Civil en septiembre de 1.949, presentaba las siguientes cifras para la nueva empresa: 116,48 horas voladas; 431 vuelos efectuados y 933 pasajeros transportados junto con 8.301 kilos de carga y correo.  Estos resultados, para entonces colocaban a la joven empresa en el cuarto lugar, después de AVIANCA, LANSA y SAETA.  El informe situaba a TAXADER en un lugar privilegiado dentro de las empresas aéreas secundarias.  Se perfilaba por lo tanto como una empresa con mucho futuro en el mercado doméstico colombiano.   

El programa de expansión que siguió entonces, incluyó la importación al país de aviones de mayor capacidad  tipo DHC-2 Beaver, entre ellos el HK-37 y el HK-84 entregados en Mayo de 1.950  y un DHC-3 Otter de la casa canadiense De Havilland. Para entonces se establecieron servicios regulares a las ciudades de Barrancabermeja y Ocaña que presentaban la mayor demanda por parte de los pasajeros.  Allí en esas ciudades, los pasajeros podían conectar con los servicios de otras empresas en las rutas troncales.

Cuando la empresa LANSA, segunda aerolínea del país suspendió sus operaciones al fusionarse con AVIANCA en 1.954, el Señor Galvis, gerente y mayor accionista de TAXADER vio las posibilidades que se le abrían a la compañía e incrementó el capital de la empresa considerablemente para llegar a la suma de  $ 2 millones de pesos.  Al mismo tiempo adquirió el permiso de las autoridades aeronáuticas para operar la primera ruta troncal entre Bucaramanga y la ciudad de Bogotá.

El gobierno militar, presidido por el General Rojas Pinilla, impulsó la aviación civil, fomentando la competencia entre las empresas y apoyando la industria con grandes obras de infraestructura aeroportuaria.  Esta situación favoreció a la empresa TAXADER.

El gerente general, el Señor Gonzalo Galvis decidió expandir el área de influencia de la empresa con el fin de unir a Bogotá con varias ciudades del Departamento de Boyacá. En enero de 1.955 visitó los recientemente construidos aeródromos de Tunja, Paipa, Sogamoso y Duitama, con el fin de buscar el interés local para comenzar operaciones. Igualmente se iniciaron conversaciones con la casa británica Handley-Page para la adquisición de cinco unidades Marathon HPR-1 de cuatro motores. Este contrato nunca se materializó y se adquirieron nuevas unidades DHC-2 Beaver, entre ellas los HK-240, HK-241 y el HK-449. Posteriormente se adquirieron cinco unidades Douglas DC-3 para reforzar la flota y ofrecer mas capacidad.

TAXADER contó siempre con la autorización oficial para transportar “pasajeros, carga y correo aéreo”. Solo hacia el 11 de julio de 1955 la empresa emitió una serie de tres estampillas con un resello impreso en la Editorial AS de Bucaramanga, en tinta negra sobre estampillas corrientes de correo aéreo. Así se lograría establecer el servicio de correo aéreo, participando en ese lucrativo mercado. Una cantidad de series entre 600 y 1.500 circularon durante 25 días sin aprobación oficial. Al cabo de ese tiempo, fueron retiradas de la circulación por mandato oficial. El resello “Taxader” fue el mismo para todas las estampillas. La autorización oficial para emitir estampillas propias nunca se dio.


Imagen: Jaime Escobar

TAXADER fue invitada para inaugurar el aeródromo de Paipa el 16 de marzo de 1.956 y le correspondió al Douglas DC-3 HK-793 efectuar el primer vuelo. La pista de aterrizaje está localizada al lado del famoso Hotel Termales, que se convertía en esa época en uno de los primeros centros turísticos para vacaciones del país.


HK-873 Douglas DC-3 en Paipa
Foto: Archivo El Tiempo via Jaime Escobar

En octubre de 1.956, hubo un nuevo aumento de capital cuando dos prominentes inversionistas barranquilleros, los señores Celio Villalva y Alberto Marulanda adquirieron un paquete de acciones de la empresa. Los nuevos accionistas tenían intereses en la costa atlántica y por ello se tramitaron los permisos para operar las rutas a Valledupar, Santa Marta, Riohacha, San Juan del Cesar y Maicao, junto con la ruta troncal desde Bogotá a Barranquilla, en franca competencia con AVIANCA. Este nuevo campo de acción prometía un futuro brillante a la operación.

Sin embargo, en 1.957, cuando habían cambiado las condiciones económicas del país, a raíz de la caída del gobierno militar, TAXADER sufrió su primera crisis financiera a raíz del primer accidente aéreo de grandes proporciones cuando un DC-3 de la empresa se precipitó a tierra el 9 de marzo de 1.957 en la ciudad de Barranquilla. Los inversionistas santandereanos, querían mantener a flote su empresa y le inyectaron nuevo capital.

Se introdujo una nueva imagen a la compañía y se incorporaron tres lujosos Curtiss C-46 acondicionados para 50 pasajeros; las campañas publicitarias los denominaban como los “Super 46T”. Con la inauguración del aeropuerto internacional Eldorado, en diciembre de 1.959, TAXADER abrió su base de operaciones en la ciudad de Bogotá y ubicó sus oficinas principales en la céntrica Avenida Jiménez. Al mismo tiempo empezó a operar dos vuelos diarios entre la capital de la república y Bucaramanga.


HK-795 Curtiss  "Super T46"  en Techo
Foto: Archivo El Tiempo via Jaime Escobar

El 2 de mayo de 1.960 se inauguró “La Ruta de la Cordialidad” desde Bogotá a Medellín, Cartagena y Barranquilla. De igual manera se autorizaron por parte de las autoridades aeronáuticas nuevas rutas desde Bogotá a Cali, Manizales, Pereira, Pasto y Popayán. Finalmente, se autorizaron los vuelos a la isla de San Andrés, para lo cual se celebró el vuelo inaugural el 18 de mayo del mismo año. San Andrés se convertía rápidamente en el centro favorito de vacaciones de los colombianos, tal cual lo había imaginado el General Rojas años antes. La campaña publicitaria de imagen de la empresa tenía como lema “La experiencia de años para volar minutos”.

La empresa fue reestructurada bajo el nombre de LÍNEAS AÉREAS TAXADER S.A. – LAT y se adquirieron nuevos equipos Douglas DC-4 para competir en mejores condiciones y equipos similares a los operados por AVIANCA. Fue nombrado como presidente de la empresa el Doctor Hernando Suárez Mantilla.

1.962 fue un año triste para la historia de la empresa. El 23 de agosto, un avión DC-3 con matrícula HK-794 colisionó en el aire contra un helicóptero en las cercanías de la ciudad de Barrancabermeja; y en la misma ciudad, se precipitó a tierra otro avión DC-3 con matrícula HK-437 el 2 de diciembre, ocasionando gran preocupación en la opinión pública y las autoridades aeronáuticas.

A pesar del mal momento que se vivía en la empresa, nuevamente se decidió ampliar el área de influencia de la empresa hacia la región de los Llanos Orientales, para lo cual se estableció una subsidiaria para operar desde los aeródromos de Tunja y Sogamoso. La sociedad TAXADER BOYACA Ltda, TABOY, comenzó operaciones con dos aviones DHC-2 Beaver, transferidos de TAXADER y se entregaron tres Douglas DC-3. Los servicios se extendieron principalmente a las comunidades de los llanos del Casanare y territorios del Meta, donde florecía la industria ganadera y no existían carreteras ni medios de transporte fluvial confiables; cualquier terreno suficientemente plano servía de campo de aterrizaje. Ante el inminente fracaso de ésta aventura, la subsidiaria fue vendida a nuevos inversionistas y cambió su razón social por la de TRANSPORTES AÉREOS BOYACENSES, reteniendo la sigla TABOY. Poco tiempo después, suspendió operaciones definitivamente.


HK-766 Douglas DC-3 "Ciudad de Tunja" en Tunja
Foto: Archivo El Tiempo via Jaime Escobar

Líneas Aéreas TAXADER, nuevamente vio una oportunidad, esta vez de aventurar en el mercado internacional. La empresa Lloyd Aéreo Colombiano había suspendido operaciones recientemente y se vio la oportunidad de que se le adjudicara la ruta Bogotá-Barranquilla-Miami. En diciembre de 1.963 se adquirió en alquiler un lujoso Douglas DC-6B, el HK-1029 fue bautizado con el nombre de “El Cafetero” y fue el centro de una agresiva campaña publicitaria. La operación fue un fracaso y solo se operaron vuelos durante dos años, a pesar de que las expectativas eran de sacar pasajeros desde Bogotá ofreciendo unas tarifas más económicas. En el mercado doméstico, se mantenía una completa red de rutas desde Bogotá a Cali, Pereira, Manizales, Medellín, Magangué, Barranquilla, Barrancabermeja, Bucaramanga, Cúcuta y la isla de San Andres, pero por la falta de equipo se menguaba el servicio, afectando la credibilidad del público en general.


Imagen: Jaime Escobar


HK-1029 Douglas DC-6B en Barranquilla
Foto: Archivo El Tiempo via Jaime Escobar

Un nuevo accidente aéreo ocurrió en cercanías de Facatativá, muy cerca de Bogotá cuando otro DC-3, el HK-862 se precipitó a tierra el 8 de marzo de 1.964. Esta situación acentuó una nueva crisis financiera.

La ruta a Miami no era rentable, mientras no se mantuvieran unos altos niveles de ocupación. Además la competencia desde Bogotá era muy fuerte: AVIANCA ya empezaba a operar sus nuevos equipos jet Boeing 720B y promocionaba paquetes turísticos en equipos Super Constellation, mientras AEROCONDOR solicitaba también el permiso para operar la ruta. BRANIFF International ofrecía al igual que APA Aerovías Panamá, vuelos con escala en la Ciudad de Panamá, con tarifas competitivas. Por lo tanto, las posibilidades de generar tráfico desde Barranquilla eran muy remotas. Bajo éstas condiciones no resultó rentable la operación y al contrario afectó seriamente las finanzas de la empresa.

El último esfuerzo para salvar la compañía tuvo lugar en enero de 1.965, cuando se reunieron en varias ocasiones en Bucaramanga, los señores Hernando Suarez, como presidente de LAT y Gustavo López, Juan B. Millón y Eduardo Gonzáles como representantes de AEROCONDOR. Se negoció una posible fusión de las dos empresas con la integración del equipo de vuelo y la red de rutas nacionales. Casi la totalidad de la flota de LAT comprendida por aviones DC-3, DC-4 y Curtiss C-46, se encontraba en tierra por falta de repuestos y motores. Finalmente, en la reunión de la Junta Directiva del 15 de enero de 1.965, el presidente renunció a su cargo y descartó la posibilidad de una fusión. Se decidió por parte de los socios la disolución de la sociedad. La pujante empresa santandereana de otros tiempos se declaró en quiebra y suspendió finalmente operaciones.

Con la desaparición de TAXADER, la aerolínea AVIANCA continuaba dominando el mercado nacional e internacional y se le daba la oportunidad a AEROCONDOR, la joven empresa barranquillera a llenar el vacío que se había creado en el mercado.


Destinos1:

Nacionales: Barbosa, Barrancabermeja, Barranquilla, Bogotá, Bucaramanga, Cali, Cartagena, Cúcuta, Gamarra, Magangué, Maicao, Manizales, Medellín, Ocaña, Paipa, Pasto, Pereira, Popayán, Riohacha, San Andrés, San Gil, San Juan del Cesar, Santa Marta, Tunja, Valledupar, Zapatoca.
Internacionales: Miami.

Flota1:

Cessna 180
Curtiss C-46
De Havilland Canadá DHC-2 "Beaver"
De Havilland canadá DH3 "Otter"
Douglas DC-3 
Douglas DC-4
Douglas DC-6 
Stinson 165 "Station Wagon"


Códigos:

OACI: N/D
IATA: N/D


Período de Operación:

1948 – 1965


Enlaces de Interés (algunos enlaces podrían abrirse en una ventana nueva):


HK-1025 Douglas DC-4 en Eldorado, fuera de servicio (1967).

Foto: Jaime Escobar.

1 La información de destinos y flota corresponde a todos los destinos y tipos de Aviones que operó la Aerolínea durante su existencia (hasta donde sabemos) y no a ningún periodo en particular, a diferencia de los artículos sobre Aerolíneas que están operando, cuya información corresponde a los destinos y tipos de Aviones a los que vuela y opera la Aerolínea actualmente sin tomar en cuenta destinos abandonados o Aviones sacados de circulación. 

West Caribbean Airways
Lloyd Aéreo Colombiano

Deja un comentario