ACES Colombia

SAM - Sociedad Aeronáutica de Medellín Consolidada S.A.
West Caribbean Airways

El 30 de agosto de 1996 se celebraron las Bodas de Plata de la fundación de la compañía con una eucaristía en la Basílica Metropolitana de Medellín y diferentes eventos en los distintos destinos de la compañía. Para entonces se habían iniciado tres programas bandera. El primero de ellos era la modernización interna para hacerla cada vez más eficiente y productiva bajo la responsabilidad de los 1700 “coequiperos”. La segunda era la expansión internacional que contemplaba el establecimiento de rutas a Santiago de Chile, los Países del Pacto Andino y el Caribe. El tercer plan era concluir  el estudio para renovar en su totalidad la flota de aviones Boeing.  En ese entonces se contaba con cinco aviones Boeing 727-200 y tres Boeing 727-100. Para las rutas regionales se utilizaban seis aviones ATR-42-300  y diez Twin Otters y se cumplían 183 vuelos diarios a 30 destinos nacionales.


Ya para entonces se había introducido el programa de viajeros frecuentes Premium Pass, la tarjeta de crédito Conavi “Mas Millas Aces” y los Salones Platino en varios aeropuertos del país, como valores agregados a los servicios prestados a los pasajeros.

El 18 de diciembre de 1996 se anuncio la firma por parte de ACES de un contrato con el consorcio europeo Airbus para la adquisición de ocho unidades Airbus A320, cuatro pedidos en firme y cuatro opciones de compra. Estos aviones con capacidad para 150 pasajeros, incorporaban la más evolucionada tecnología en diseño y aeronavegación. Las dos primeras unidades serian entregadas en noviembre de 1997 y los dos siguientes llegarían a mediados de 1998. Las condiciones de crédito ofrecidas por Airbus superaban las condiciones ofrecidas por la Boeing, en la época en que Colombia estaba descalificada por la Administración Clinton y excluida de los créditos del Eximbank.

A finales de marzo de 1997, Juan Emilio Posada anuncio que a raíz del negocio  de la compra de los ocho Airbus por un valor de $300 millones de dólares, era necesario obtener $15 millones de dólares, de los cuales los accionistas aportaron $10 millones con miras a recuperarlos con la venta de  sus acciones. ACES inscribió sus acciones en la Bolsa de Valores y aumento su capital autorizado de $9.000 millones de pesos a $14.000 millones de pesos. Se contrató una firma consultora internacional para la valorización de la empresa y lograr la venta de un paquete accionario importante. Al mismo tiempo, la Flota Mercante Grancolombiana anuncio su interés de vender sus acciones que llegaban al 43.9% del total. Era así, como para finalizar el año se esperaba haber vendido hasta el 30% de las acciones.

En junio de ese año, y durante las celebraciones de los 50 años de la Aeronáutica Civil, el gobierno de Ernesto Samper le otorgo a ACES la Orden de la Cruz al Merito de la Aeronáutica Civil  en reconocimiento a los servicios eminentes prestados al país.

El 18 de noviembre de 1997 se firmo el acta de recepción del primer avión Airbus 320 de ACES en la planta ensambladora de Toulouse en Francia. El avión fue traído a Colombia, junto con cuarenta invitados especiales entre directivos de ACES, accionistas, miembros de la Federación Nacional de Cafeteros.


Para la iniciación de operaciones del Airbus A320 fue necesario entrenar desde el mes de mayo a siete pilotos, siete copilotos y 46 auxiliares de vuelo. Todos ellos pasaron por los cursos de entrenamiento en la escuela de adiestramiento de Airbus en Miami y los mecánicos fueron entrenados en las instalaciones de mantenimiento de Coopesa en San José de Costa Rica.

El 25 de noviembre se llevo a cabo el vuelo inaugural del Airbus A320 entre Medellín y Bogotá. Pronto el nuevo avión se  puso al servicio de las rutas domesticas a Barranquilla y Cali. El grave problema que se había presentado era que en ese entonces la FAA de los Estados Unidos había descalificado a la aviación colombiana a la Categoría II, lo que le impedía a ACES adicionar equipo nuevo en las rutas a los Estados Unidos. Este factor fue determinante en el proceso de debilitamiento financiero de la compañía que tuvo que operar estos costoso aviones en la rutas nacionales en vez de las rutas internacionales donde se generarían mayores ingresos en dólares. ACES emprendió una campaña ante la opinión pública para que la Aeronáutica Civil cumpliera con las exigencias de la FAA y efectuara las inversiones en aras a mejorar la seguridad aérea, además de terminar con las obras de ampliación de Eldorado con la Segunda Pista y obras complementarias.

El A320 a MIA

Los Airbus de ACES que estaban matriculadas en la isla de Bermuda, fueron bautizados con el nombre de las principales ciudades que generaban la base de pasajeros; el VP-BVA se llamo “Manizales del Alma”, el VP-BVB se llamo “Medellín Ciudad de Botero” y estaba adornado con una gran la firma del artista en el fuselaje. Luego, el VP-BVC se llamo “Ciudad Milagro” y el VP-BVD se llamo “Perla del Otún”.

VP-BVB - Aviacol.net El Portal de la Aviación Colombiana
Airbus A320, VP-BVB, “Medellín Ciudad de Botero”
Foto: Jaime Escobar

El 21 de Agosto de 1998 se inauguro la extensión de la ruta de Bogotá a Quito para llegar a la ciudad de Lima, utilizando los Boeing 727-200 con 98 sillas en configuración de Primera Clase. Así se cumplió el deseo de incrementar su presencia en el mercado internacional uniendo a los países del Pacto Andino, amparados en el Convenio de Cartagena que facilitaba el transporte aéreo interregional. Para entonces y recién pasada la temporada alta de vacaciones, se emprendió en una agresiva campaña publicitaria para que en todas las rutas nacionales e internacionales de ACES se pudiera volar a mitad de precio con algunas restricciones.

Con ocasión del terremoto que sacudió la zona cafetera en enero de 1999, ACES contribuyó  activamente en el traslado de personal y ayuda material a la ciudad de Armenia, como la más afectada y abrió una cuenta corriente en el Banco Cafetero. Varios aviones de ACES llevaron en su fuselaje la leyenda “Por el renacer del Eje Cafetero #505-094505-1” para recordar al publico la forma más fácil de hacer donaciones en dinero.

Una recesión en el mercado provoco la contracción de la demanda de transporte aéreo en Colombia tanto en los destinos de vacaciones como de negocios.  Así, para mediados de 1999, el mercado había disminuido en un 3% comparado con el año inmediatamente anterior. A pesar de ello, ACES mantenía un segundo lugar en el mercado con una participación del 18,4%, después de Avianca con un 42.6%.  En ese mismo periodo, la nueva aerolínea Aero República reportaba un gran crecimiento, llegando a un tercer lugar con un 15.9%. SAM sufrió la mayor contracción al llegar al cuarto lugar con un 11.9% seguida por Intercontinental con un 7%.

E 19 de enero del 2001 las tres principales líneas aéreas del país Avianca, SAM y ACES anunciaron la firma de un Memorando de Entendimiento para la conformación de una alianza estratégica para sumar fortalezas y optimizar la operación. La alianza necesitaba la aprobación de las respectivas asambleas de accionistas y autoridades competentes y se daba un plazo de 60 días de plazo para cristalizar la operación. Se estimaba que con la alianza, se manejaría el 63% del mercado nacional y el 49% del mercado internacional, compitiendo con las líneas aéreas internacionales más fuertes. Durante el año 2000, La composición del mercado nacional había cambiado drásticamente al reportar un crecimiento importante por parte de ACES, al llegar al 28.7% y una disminución por parte del sistema Avianca –SAM, con un 38.7% del mercado. Aero República llegaba al 14.3%, mientras AIRES había crecido al 6.9% e Intercontinental había disminuido su participación al 3.6%. La idea de la alianza era de una integración gradual .Parecía que el mecanismo inicial seria la creación de una fiducia y se conformaría con patrimonio propio. Otra posibilidad era la de crear un holding, en el cual participarían por igual las compañías. Una sola cabeza manejaría las dos compañías, cada una de las cuales conservaría su identidad y sus insignias. Se entrarían a racionalizar equipos y se reorganizaría las rutas para evitar duplicaciones. ACES tenía aviones más nuevos y modernos, por lo que resultaban más eficientes para operar en muchas de las rutas compartidas. De darse la integración, se facilitarían los trasbordos de pasajeros, habría servicios conjuntos de ventas de tiquetes y atención a usuarios, mejorar eficiencias en ambas partes al aprovechar sinergias.

Publicidad ACES - Aviacol.net El Portal de la Aviación Colombiana
Nuevo servicio a Quito
Colección: Jaime Escobar
Fue entonces cuando la Superintendencia de Industria y Comercio emprendió un estudio minucioso de la solicitud y poco después llego a la conclusión de que la alianza no era factible, pues iba en deterioro de las condiciones del mercado al crearse un monopolio que atentaría contra los intereses de los usuarios.  Independientemente de la decisión de la Superintendencia, había condiciones en el memorando de Entendimiento que estipulaban la necesidad de sanear financieramente a Avianca mediante una capitalización de $210 millones de dólares,  la separación del negocio de Helicol, la firma de un acuerdo de reestructuración de la deuda de Avianca con sus acreedores y la reducción del costo del leasing de los aviones en $25 millones de dólares, junto con una definición del capital de trabajo.
SAM - Sociedad Aeronáutica de Medellín Consolidada S.A.
West Caribbean Airways

Deja un comentario