Cuando un vuelo normal se vuelve misión de rescate

FlightStats llega a Bogotá para galardonar a Copa Airlines
Se reanudaron operaciones comerciales en Manta

Dornier 228NG

Un vuelo de traslado y demostración de las capacidades de un nuevo avión, se convirtió en una misión real de búsqueda y rescate cuando el Dornier 228NG que se aproximaba a la ciudad de Praia, en la nación insular de Cabo Verde, fue llamado a la acción durante una emergencia.

El Dornier 228NG de RUAG, avión que estuvo en Colombia durante su gira promocional, ahora vuela demostrando sus capacidades en África. Cabo Verde ha sido uno de los escenarios donde los pilotos han dado a conocer las nuevas características del avión, pero, a diferencia de otros vuelos promocionales, en esta ocasión se trató de una situación real de rescate.

El mar es un escenario vital para los habitantes de esta nación ubicada a 600 kilómetros de la costa de África, sobre el océano Atlántico, y que se compone de 12 islas. El Dornier 228NG había despegado siete horas atrás de Natal, en la costa de Brasil, y se dirigía a una escala en la capital del país como parte de su retorno a Europa luego de su gira latinoamericana.

Mientras adelantaba su aproximación al aeropuerto, el control de tráfico aéreo identificó al avión como el único disponible para adelantar una misión de búsqueda y rescate de un kayakista perdido en el mar. Las condiciones no eran las mejores: una capa de nubes bajas, cielos oscurecidos y un objetivo de búsqueda de pequeño tamaño. Retos importantes.

Luego de la notificación, el avión continuó su descenso desde los 10.000 hasta los 1.000 pies para desarrollar vuelos de búsqueda en patrones cuadrados. Además de las siete horas de vuelo que llevaban desde Brasil, el avión y la tripulación añadieron 40 minutos más durante la búsqueda, que se dio a las 19:30 UTC. Todo sin oportunidad de reabastecer combustible y más allá del límite de su alcance extendido para cruzar el Atlántico.

Finalmente, luego de que los instrumentos del avión tomaron una débil señal de auxilio, uno de los tripulantes pudo observar una bengala lanzada por el perdido aventurero oceánico. La tripulación esperó hasta que la guardia costera confirmó el rescate final. “Afortunadamente, el nuestro es uno de los aviones más capaces para este tipo de misión y ocurrió que estábamos en el lugar correcto, en el momento adecuado, y con la configuración necesaria para realizar el apoyo”, comentó Fabian Kölliker, Gerente de Producto del Dornier 228NG de RUAG. “Nos enfocamos en la configuración multimisión para nuestro tour por Latinoamérica, así que pudimos completar esta misión de búsqueda y rescate con éxito y de forma eficiente”, añadió.

Así lo vivió el piloto, Comandante Franz Huber: “Una vez la torre de control nos dio coordenadas, programamos nuestra computadora de vuelo y comenzamos patrones de búsqueda establecidos. Cuando no encontramos nuestro objetivo, la torre nos proporcionó un ajuste y repetimos el procedimiento en otro lugar. Nuestros sensores recibieron una señal acústica de 20 segundos que nos permitió hacer el ajuste de rumbo final necesario. Gracias a la maniobrabilidad del avión, pudimos reaccionar inmediatamente y posicionar la aeronave directamente sobre el lugar del que había salido la señal. Las ventanas de burbuja ofrecieron una visión sin obstáculos que permitieron que viéramos la bengala del kayakista.”

El Dornier 228NG terminó su tour por Latinoamérica luego de haber acumulado más de 20.000 millas náuticas de vuelo entre el 29 de febrero y el 10 de abril. En la gira visitó 17 ciudades en nueve países, siendo visitado por más de 850 personas.

Con información de: Dornier

FlightStats llega a Bogotá para galardonar a Copa Airlines
Se reanudaron operaciones comerciales en Manta

Acerca del Autor

Deja un comentario