Exhibición del hidroavión más grande del mundo

Iberia y British pasan a la T2 en aeropuerto Galeão
Airbus inaugura nuevo centro de entrenamiento en Singapur

Avión Martin Mars

La Segunda Guerra Mundial fue la génesis para el desarrollo de muchas aeronaves, varias de las cuales marcaron un récord en su época. Otras muchas terminaron sin despegar, pero algunas superaron la difícil prueba de ser rentables fuera del negocio de la guerra. El Martin JRM Mars es uno de ellos. Hoy es el hidroavión más grande del mundo en servicio regular y pronto será exhibido al público en la que puede ser una de sus últimas presentaciones.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los Estados Unidos requirieron aeronaves de gran tamaño para el transporte de elementos y tropa en el teatro de guerra del Pacífico. Las grandes distancias sobre el agua dieron como resultado el diseño de varios aviones enormes capaces de amarizar. El JRM Mars, construido por la firma Glenn L. Martin Company, fue uno de los últimos.

El pedido inicial por 20 de estos enormes aviones fue reducido a siete luego de que finalizara la guerra. Cada uno recibió un nombre. Ellos fueron: The Old Lady, Hawaii Mars I, Hawaii Mars II, Philippine Mars, Marianas Mars, Marshall Mars y Caroline Mars.

De los siete construidos, solo cinco vieron servicio militar con la Armada de los Estados Unidos. Uno se perdió en un accidente en 1950. Para 1959 los cuatro restantes se ofrecieron a la venta y se formó entonces una compañía canadiense para adquirirlos junto con un lote amplio de repuestos. La Forest Industries Flying Tankers se hizo con los gigantes aviones y empezó su transformación a tanqueros para apagar incendios.

Los Marianas Mars y Caroline Mars sufrieron incidentes que los sacaron de servicio. Con esto, solo dos de los aviones originales continuaron volando. La gran capacidad de volumen interno y la posibilidad de elevar grandes pesos hicieron del avión un buen candidato para su conversión a tanquero contra incendios. Puede llevar 27.200 litros de agua y hasta 2.200 litros de espuma retardante. Cada descarga del Martin Mars cubre un área de 1.6 hectáreas, y el avión puede llenar sus tanques en 22 segundos moviéndose sobre el agua.

Por muchos años se convirtió en una herramienta valiosa para el combate de incendios en Norteamérica. Su tamaño impresiona todavía hoy: 60 metros de envergadura, 35 metros de largo y 11 metros de altura en el agua. Están impulsados por cuatro motores radiales Wright R-3350 Duplex-Cyclone de 2.500 caballos de fuerza cada uno.

La complejidad y costo de mantener estos aviones en vuelo, junto con la llegada de aeronaves más rentables para las misiones contra incendios, redujeron poco a poco las horas de vuelo de los dos sobrevivientes, al punto que se pusieron a la venta, sin tener hoy todavía un comprador asegurado.

Actualmente el único en condición de vuelo es el Hawaii Mars II, que será puesto a punto y llevado al lago Winnebago, en la base de hidroaviones de la Experimental Aircraft Association, que organiza este año la versión número 64 del EAA AirVenture Oskosh entre el 25 y 31 de julio.

Wayne Coulson, CEO de Coulson Flying Tankers, actual operador del avión, dijo: “Este es el último Mars volando en el mundo y ‘warbird’ más grande jamás construido. No hay un lugar mejor para los aviadores que el EAA AirVenture, así que es un honor hacer parte de este evento de talla mundial. Estamos emocionados de traer el Hawaii Mars a Oskosh a medida que buscamos nuevas oportunidades e invitamos a potenciales clientes, además de mostrar las magníficas capacidades del avión”.

El Martin Mars hará exhibiciones únicas en el evento más grande de su tipo en los Estados Unidos, manteniendo su título como el hidroavión más grande del mundo en volar de manera operacional regularmente.

Con información de: EAA AirVenture Oskosh
Imagen: Por Alex Juorio (posteada originalmente en Flickr como Mars Water Bomber) [CC BY 2.0 (http://creativecommons.org/licenses/by/2.0)], vía Wikimedia Commons. Cortada del original.

Iberia y British pasan a la T2 en aeropuerto Galeão
Airbus inaugura nuevo centro de entrenamiento en Singapur

Deja un comentario