Dennis Muilenburg será el nuevo CEO de Boeing

Se firma contrato para mejoras en aeropuertos de Guaymaral y Sogamoso
Avianca modifica su operación en Boeing 787 a Europa

MCF14-0077-010 mediumres

Dennis Muilenburg nuevo CEO de Boeing

Desde el primero de julio, Dennis Muilenburg será el nuevo CEO de Boeing — la compañía aeroespacial insignia de Estados Unidos.

Muilenburg, un ingeniero de 51 años, se desempeñaba en la unidad de defensa de la compañía. Se dice que su experiencia traerá dos habilidades clave para el manejo del gigante aeroespacial, que cada vez se enfoca más en el negocio de aviones jet comerciales: su experiencia como ingeniero para resolver problemas complejos de diseño y una demostrada capacidad para mantener bajos los costos. 

El ingeniero estará tomando posesión el miércoles, recibiendo el cargo de Jim McNerney, de 65 años, quien ha dirigido Boeing desde 2005 y seguirá desempeñándose en la junta directiva de manera indefinida. Ambos enfatizaron en una entrevista la continuidad de la estrategia actual de transición, y los analistas no esperan cambios inmediatos o agresivos en el rumbo de la compañía.

Sin embargo, Muilenburg tiene un pasado muy diferente al de su predecesor, que seguramente dará forma a cómo Boeing enfrentará los grandes cambios durante los siguientes años, incluyendo la continuidad de su unidad de defensa, entregar el medio trillón (americano) de dólares en jets comerciales que sus clientes han ordenado y, posiblemente, desarrollar un  nuevo modelo de avión. 

Muilenburg tiene un título en ingeniería aeroespacial de la Universidad Estatal de Iowa y un máster en aeronáutica de la Universidad de Washington. Empezó trabajando en Boeing como un practicante de ingeniería en 1985.

Desde diciembre de 2013 se ha desempeñado como presidente y COO, ayudando a liderar el esfuerzo de Boeing de usar la automatización para reducir costos en la fabricación de aviones comerciales y sistemas de armamento. 

Antes de ser presidente y COO, manejó la división de Defensa, Espacio y Seguridad de Boeing; una tarea que le fue delegada en 2009. A Muilenburg se le atribuye el hecho de haber incrementado el margen operacional de la unidad de 9%, en 2009, a casi 11% en 2013. Lo logró en parte reduciendo empleos – 15% de la fuerza de trabajo – en sus dos primeros años, y cerrando instalaciones; pero también mantuvo una inversión más alta en investigación, lo que produjo aumentos en la eficiencia. Muilenburg ha demostrado que puede reducir costos mientras mantiene los márgenes en momentos difíciles.

Son precisamente esas habilidades financieras las que serán esenciales para el negocio comercial de Boeing, el cual está bajo una fuerte presión para reducir los costos de producción de su aeronave insignia, el 787 Dreamliner, y el resto de sus productos. La tarea es aún más compleja cuando se debe realizar en medio de una competencia intensa, con el fabricante europeo Airbus, por la venta de aeronaves a aerolíneas de todo el mundo que se han vuelto extremadamente cuidadosas con los precios de sus equipos.

Las tareas de Muilenburg también incluyen la ejecución de los incrementos planeados en la producción del jet de único pasillo, el 737 Max, y la reinvención del popular avión de largo radio, el 777. Otro de los principales retos que asume Muilenberg es el del futuro del 747, en sus versiones de carga y pasajeros. Boeing reducirá la producción de su insigne 747-8 a una unidad mensual empezando en 2016, aunque espera que una recuperación del mercado de carga aérea le permita tener ventas en el mediano plazo. 

La dirección de Muilenburg será definitiva para lograr que Boeing lidere las ventas y entrega de equipos a nivel mundial en los próximos años.

Imagen: Boeing Media Room

Se firma contrato para mejoras en aeropuertos de Guaymaral y Sogamoso
Avianca modifica su operación en Boeing 787 a Europa

Deja un comentario