Taxi Aéreo de Caldas (TARCA) – reseña histórica

Fabricación de Ultralivianos en Colombia: medio siglo de trayectoria
Historia de la primera ruta de Iberia a Latinoamérica

Piper Azteca HK-1021 de TARCA.La sociedad Taxi Aéreo de Caldas LTDA (TARCA) fue constituida en noviembre de 1961 en la ciudad de Manizales, siendo sus socios principales el capitán Luis A. Pérez Castillo, el mayor (r) German Peñaloza Arias, quien fungía como gerente y el empresario Gustavo Cuervo Cortés, propietario de la Empresa Arauca de transportes terrestres.

La Aeronáutica Civil les había expedido el permiso de operación mediante la Resolución Ejecutiva No. 389 bis de 1961 y se les reconocía la personería jurídica y domicilio.

En horas de la mañana del día 23 noviembre, se llevó a cabo la bendición de las dos primeras aeronaves monomotores Cessna 185 con matrículas HK-1015 y HK-1016 en el aeropuerto “La Nubia” que llegaron al mando de los aviadores Pérez y Peñaloza. Asistieron numerosas personalidades pertenecientes a las diferentes entidades representativas de la ciudad, que habían sido invitadas especialmente por los empresarios para presenciar la solemne ceremonia, donde se sirvió una copa de champaña.

La iniciación de operaciones de TARCA en el departamento de Caldas, marcaba el inicio de un servicio aéreo no regular, inicialmente entre la ciudad de Manizales, Pereira, Armenia, La Dorada y Supía. Los diversos sectores industriales, comerciales y sociales de la ciudad y del departamento expresaban su complacencia por el establecimiento de este nuevo servicio aéreo desde el aeropuerto La Nubia ubicado muy cerca del centro de la ciudad. Es de anotar, que debido a las restricciones operacionales que presentaba el aeropuerto La Nubia, las grandes empresas aéreas no habían incluido a Manizales en sus mapas de rutas y era necesario establecer un servicio aéreo para mejorar la conectividad de la ciudad capital del departamento.

Un año más tarde, los directivos de TARCA abogaban ante las autoridades locales para lograr la pavimentación de la pista del aeropuerto La Nubia y otras mejoras menores al edificio terminal para ofrecer una operación más segura. En ese año, en época de ferias, TARCA ofreció un servicio especial para transportar a las reinas de belleza entre el antiguo aeropuerto de Santágueda y La Nubia y ofrecerles un vuelo panorámico sobre la ciudad. Así se daba a conocer la empresa TARCA. Los itinerarios de la empresa llegaron a tener tres vuelos diarios a Bogotá y dos a Medellín desde Manizales, en horarios diurnos.

Publicidad del Taxi Aéreo de Caldas (TARCA).

Publicidad del Taxi Aéreo de Caldas (TARCA) en 1971.

Una vez pavimentada la pista, fue como poco tiempo después se adquirieron varias aeronaves bimotor tipo Piper Azteca para seis pasajeros con las cuales la autoridad les otorgaba el permiso para establecer servicios aéreos regulares entre Manizales, Medellín y Bogotá. Se conocen los Piper Azteca identificados con matrículas HK-411, HK-1021, HK-1376 y HK-1377 que prestaron sus servicios con TARCA.

Entre los pilotos que se vincularon entonces a TARCA, se recuerdan a Álvaro Mejía Díaz, Denis Cabrales, Cesar Cárdenas, Hermes Soto, Edgar Hernández, el capitán Palacios y el capitán Montoya. Más adelante se adquirió un Piper Navajo para ocho pasajeros, que recibió la matrícula HK-1379.

Capitán Luis Pérez Castillo con el Piper Navajo HK-1379.

Capitán Luis Pérez Castillo con el Piper Navajo HK-1379. Foto de la página de Facebook “Historia y Fotografias Antiguas de Manizales”, del muro de María E. Méndez

En alguna ocasión el 15 de octubre de 1968, se hizo necesario traer desde Bogotá un suero antiofídico para tratar al famoso doctor Gilberto Villegas Velásquez, que había sido mordido por una serpiente venenosa. El suero debía trasladarse a la mayor brevedad a Manizales, pero las horas transcurrían y el aeropuerto La Nubia se cerraría al final de la tarde por carecer de iluminación de pista para recibir operaciones nocturnas. Una vez conseguido el suero era necesario trasladarlo de inmediato. Se tuvo la idea de hacer un llamado a la ciudadanía por medio de una convocatoria hecha por los radioaficionados locales, para que se presentaran voluntarios en sus automóviles al aeropuerto y siguiendo las instrucciones se parquearan a lo largo de la pista para que, con las luces de los carros, el piloto al mando lograra encontrar el aeropuerto y pudiera aterrizar sin contratiempo. Así se logró efectuar una operación nocturna casi perfecta y el Piper Azteca al mando del capitán Hernando Zuluaga logró aterrizar a las 7:02 p. m. después de sobrevolar la ciudad. El suero fue llevado de inmediato al Hospital Universitario donde se encontraba el paciente. Sin embargo, el suero resultó que no era el indicado y tuvieron que esperar a que llegara del exterior un suero adecuado para salvarle la vida. En todo caso, el capitán Zuluaga fue sancionado por la autoridad aeronáutica y suspendido de sus funciones por haber realizado una operación aérea no autorizada.

Como dato curioso, es un hecho que TARCA fue la primera aerolínea en Colombia en contratar a una mujer como comandante de una aeronave de pasajeros. En efecto, el capitán Pérez contrató a la piloto aviador Angelika Helberger, como comandante de uno de los Piper Azteca. Por varios meses operó los vuelos regulares a Medellín y Bogotá. Un buen día, al aterrizar en La Nubia, tuvo una falla en los frenos y el Piper se salió de la pista, quedando a escasos metros del abismo. A pesar de que no hubo mayores daños al avión y los pasajeros resultaron ilesos, le solicitaron que dejara la empresa*.

HK-1021 y HK-1377 de TARCA en Eldorado (1969)..

HK-1021 y HK-1377 de TARCA en el aeropuerto Eldorado de Bogotá en 1969. Foto de Jaime Escobar Corradine.

En 1971 la aerolínea AEROTAXI, subsidiaria de Avianca comenzó a operar las rutas de Bogotá a Manizales y Medellín, ofreciendo el servicio en aeronaves Beechcraft B-80 Queen Air con capacidad para 10 pasajeros, presentando una competencia muy fuerte a la operación de TARCA. Además, la Aeronáutica Civil decidió obligar a la empresa TARCA a operar sus aviones Piper con un piloto y un copiloto en vuelos comerciales. Esto representaba una silla menos disponible para pasajeros, lo que resultó en que los vuelos con los Piper Azteca no resultaban rentables.

Además de lo anterior, TARCA se vio en la necesidad de dejar de operar en 1974 a raíz de dos eventos desafortunados adicionales: el primero, la muerte trágica de uno de sus fundadores, Gustavo Cuervo en un accidente de tránsito y el segundo, el accidente fatal que sufrió el Piper Navajo HK-1377 ocurrido en las cercanías de San Félix el 28 junio de 1974 cuando cumplía un vuelo entre Bogotá y Manizales. Los seis ocupantes, incluyendo los pilotos, el capitán Niño y el capitán Convers, fallecieron en el accidente.

De nuevo, la ciudad de Manizales quedaba sin un servicio aéreo regular que la uniera con las ciudades de Medellín y Bogotá, una vez que la subsidiaria de Avianca, ahora llamada Aerovías, también había suspendido operaciones. Fue entonces cuando el mayor Peñaloza, junto con un nutrido grupo de empresarios de Manizales y Medellín, decide fundar la aerolínea Aerovías Centrales de Colombia ACES. El capitán Pérez fundó por su parte la empresa Líneas Aéreas Pérez LAP, que posteriormente se denominó Líneas Aéreas Petroleras.

*“Sola contra el mundo” Angelika Helberger Frobenius – Penguin Ramdon House, Bogotá 2015

Fabricación de Ultralivianos en Colombia: medio siglo de trayectoria
Historia de la primera ruta de Iberia a Latinoamérica

Deja un comentario